keyboard_arrow_up

Ir a la Escuela. Anar a L'Ensenyança

Inicio Noticias Ir a la Escuela. Anar a L'Ensenyança

Ir a la escuela es pasar de un espacio conocido, a otro  que se va conociendo a medida que los alumnos acuden e interactúan entre sí. 

Ir a la escuela supone salir del espacio familiar, e ir a otro lugar diferente para  hacer cosas diferentes.

Ir a la escuela es trasladarse de un espacio “seguro” a otro en el que  es necesario trabajarse el contacto con lo distinto y los distintos.

Entender que ni la escuela es el hogar, ni el hogar es la escuela, es empezar a entender que todo no se puede hacer en cualquier sitio, ni en cualquier tiempo ni con cualquier persona. Diferenciar espacios, tiempos y actividad es enriquecedor. En el concepto escuela, no es lo mismo estar “desperdigados” que  aglutinados con otros compañeros en torno al maestro/a o el profesor/a. No es lo mismo estar separados que juntos.                     

Ir a la escuela, es poder  vivir un ambiente igualitario, de grupo, y no un ambiente individual como ocurre al quedarse  en casa, aspecto que en sí mismo marca  diferencias y subraya situaciones desigualitarias.

Ir a la escuela es comprender que la escuela es mucho más que un dispositivo que se conecta y funciona. Que no es lo mismo percibir en directo  las miradas y  sentir el  suave matiz  que el maestro/a aporta cuando está cerca que tener por medio una pantalla, aunque haya sido la mejor solución posible. Y es  que… el maestro/a no  transfiere solo conocimientos, también transfiere emociones, sentimientos… Ir a la escuela  es pensar una organización cuyo sentido le viene sobre todo de  “la vida en común”, de la interacción en los aprendizajes y de la fuerza vivencial  que esto genera.

Así dialogaban en Fuera de Eje, de la Fundación la Caixa, José María Esquirol, filósofo, y Carlos Almagro experto en educación. Corría el mes de octubre del “bien-mal aventurado” 2020.

.- "No, no es conveniente que las jóvenes convivan con las Religiosas, aunque tradicionalmente se haya hecho en Francia. Se construirá un amplio atrio al otro lado de la iglesia, con salones en todo el rededor” (2). Cuando tengan que pasar las Madres y Hermanas maestras a las clases  para enseñar, la tornera cuidará de dar bien los toques para abrir y cerrar  y para que las  maestras  estén a punto sin faltar a la clausura. Habrá al menos dos clases … En todas ellas, se aprenderá, lectura , escrituro , costura y todo lo referente a la piedad y virtud. Todo se hará con orden para que nadie dude de nuestro  bien hacer y de nuestra manera de vivi".

"Se  evitará todo reproche a las pobres y mal vestidas y no se dejará de  enseñarles bien. Cada alumna tendrá su sitio. Las decurias verán quien falta  y si las que están han hecho los deberes. La maestra mostrará lo que se va a hacer en clase y las ayudantes procuraran que todas trabajen. Se recitará lo aprendido de memoria, y para no olvidar lo aprendido, los sábados se repetirán los contenidos de la semana"….

Así hablaba Juana de Lestonnac, con las primeras compañeras, tratando de ordenar lo que quería plasmar por escrito para hacer compatible, el carisma educativo con el modo de vida religiosa que pretendía.  Corría el año 1606 

Salvando la distancia de tiempo y  la actualización de métodos pedagógicos… escuchando a los dos tertulianos  recordé que también en los orígenes de la Compañía, en germen más o menos desarrollado,  ya se marcaron espacios diferenciados, se contempló la riqueza del contacto con lo distinto Se entendió que había que aglutinar, en torno a un maestra, a las niñas desperdigadas por la calles  , y que  ” la vida en común”, y  la interacción en los aprendizajes en un mismo lugar, genera fuerza vivencial. Se entendió que ir a la escuela, posibilita  vivir un ambiente igualitario y que  percibir la mirada de la maestra, de sus ayudantes, de la tornera… podían ser modos de percibir diferentes emociones y sentimientos. Que enseñar bien y sin reproches  podría ser un eslabón de oro en la larga cadena educativa que nos ha traído a la Compañía de María hasta hoy.

Ahora, al terminar de contar aquí el eco que me produjo escuchar el diálogo de Esquirol y Magro, me digo, ¡qué suerte la nuestra, Compañía de María, contar ya, desde los orígenes, con la definición de lo que es una escuela y  echarlo a “rodar”  para que las generaciones siguientes la  vayamos enriqueciendo! 

Pilar Vera Ruiz odn

1.- Fuera de eje  “Fundación la Caixa” Jueves 8 de octubre. José María Esquirol y Carlos Magro

2.-Formula de las clases o escuelas y constituciones de las Niñas. Dc Fundacionales ODN

0
0
0